jueves, 10 de diciembre de 2015

Quien no te conozca que te vote, por Max Estrella; una y no más....= Callaron e hicieron el egipcio (o sea, ponerse de perfil y extender la mano) en el golpe de estado que inauguró la legislatura. Lo han vuelto a hacer con ocasión de la votación de la ley de presupuestos para 2016;Y, por supuesto, no me olvido de esa felicitación pública que, con ocasión de la infame sentencia del Constitucional legitimando la administración paralela del régimen, se ha hecho a sí mismo, y al régimen que sostiene, el namberguán del partido.

Cualquiera que sea dueño de su pensamiento y opinión sabe que lo único que debe cambiar para que Andalucía florezca es el régimen que la parasita. Sabe que para que los niños tengan futuro, los jóvenes esperanza, los ancianos cuidados y respeto, los parados trabajo, los trabajadores justicia, los emigrantes patria, los andaluces dignidad y los políticos vergüenza, es preciso que el régimen que sufrimos desde hace más de tres décadas sea exterminado y no quede de él ni el recuerdo.


 Por eso, precisamente por eso y para eso, algunos votamos en las pasadas elecciones andaluzas a Ciudadanos; para que hicieran lo que es necesario: acabar con el régimen. Hasta el más tonto de todos ellos –mucho más listo, por cierto, que el más listo de sus votantes, según queda demostrado- lo sabía. Sin embargo, los traidores usaron el voto otorgado para todo lo contrario: es decir, para que nada cambiara, para sostener al régimen corrupto y cleptocrático. 

 No hay nada más contrario a sus palabras que sus actos. Prometían ser los regeneradores de la vida pública, intransigentes con la corrupción y los corruptos. Y no sólo no han hecho nada (aparte de dar puñaladas a dos cadáveres políticos; gran gesta que no paran de recordarnos), sino que en el papel que han asumido de sostenedores o mamporreros del régimen han revelado que pueden ser más servilones, más lacayunos, más viles y más ruines de lo que les exige el guión. Tras la máscara de Catón y Robespierre hemos visto, sin embargo, a los cabezones marcianos de Mars Attacks disparando sus rayos letales a todo lo que se meneaba, al tiempo que decían: “no huyáis que venimos en son de paz”. Son lobos con piel de cordero. Son, ciertamente, dignos siervos de sus amos. Tal para cual.


(La caricatura de la cara de Juan Marín es del Conde de Villamediana, de El Demócrata Liberal, con alguna libertad)



Mostrando image.png
http://www.porandalucialibre.es/informativa/opinion/propia/item/7379-quien-no-te-conozca-que-te-vote
Quien no te conozca que te vote.
Cualquiera que sea dueño de su pensamiento y opinión sabe que lo único que debe cambiar para que Andalucía florezca es el régimen que la parasita. Sabe que para que los niños tengan futuro, los jóvenes esperanza, los ancianos cuidados y respeto, los parados trabajo, los trabajadores justicia, los emigrantes patria, los andaluces dignidad y los políticos vergüenza, es preciso que el régimen que sufrimos desde hace más de tres décadas sea exterminado y no quede de él ni el recuerdo.
Por eso, precisamente por eso y para eso, algunos votamos en las pasadas elecciones andaluzas a Ciudadanos; para que hicieran lo que es necesario: acabar con el régimen. Hasta el más tonto de todos ellos –mucho más listo, por cierto, que el más listo de sus votantes, según queda demostrado- lo sabía. Sin embargo, los traidores usaron el voto otorgado para todo lo contrario: es decir, para que nada cambiara, para sostener al régimen corrupto y cleptocrático.
No hay nada más contrario a sus palabras que sus actos. Prometían ser los regeneradores de la vida pública, intransigentes con la corrupción y los corruptos. Y no sólo no han hecho nada (aparte de dar puñaladas a dos cadáveres políticos; gran gesta que no paran de recordarnos), sino que en el papel que han asumido de sostenedores o mamporreros del régimen han revelado que pueden ser más servilones, más lacayunos, más viles y  más ruines de lo que les exige el guión. Tras la máscara de Catón y Robespierre hemos visto, sin embargo, a los cabezones marcianos de Mars Attacks disparando sus rayos letales a todo lo que se meneaba, al tiempo que decían: “no huyáis que venimos en son de paz”. Son lobos con piel de cordero. Son, ciertamente, dignos siervos de sus amos. Tal para cual.



(La caricatura de la cara de Juan Marín es del Conde de Villamediana, de El Demócrata Liberal, con alguna libertad)
Callaron e hicieron el egipcio (o sea, ponerse de perfil y extender la mano) en el golpe de estado que inauguró la legislatura. Lo han vuelto a hacer con ocasión de la votación de la ley de presupuestos para 2016; en esta ocasión su papel ha sido más activo, aunque no menos vil. Me avergüenzo profundamente por haberlos votado. Impiden a la oposición (pues actúan de facto como cogobernantes) su legítimo ejercicio y hasta les niegan el acceso a la documentación y a hacer copias de los documentos. Cosa, por cierto, que practica la junta de Andalucía con la ciudadanía, a pesar de las leyes (estatal y autonómica) -o mejor dicho, violándolas- sobre transparencia pública; y que no parece importarles mucho, digo a estos regeneracionistas. Claro que qué transparencia van a predicar si al día de la fecha sus nueve parlamentarios siguen sin hacer públicas sus declaraciones de la renta, y, en su lugar, aparece el siguiente mensaje: “La declaración del IRPF correspondiente al ejercicio 2014 estará activa a partir de la finalización de su plazo de presentación.” Para partirse, ¿verdad?; cuando uno ha pagado ya hasta el segundo plazo, sus transparentes señorías gozan de un misterioso e incógnito régimen.
Y, por supuesto, no me olvido de esa felicitación pública que, con ocasión de la infame sentencia del Constitucional legitimando la administración paralela del régimen, se ha hecho a sí mismo, y al régimen que sostiene, el namberguán del partido. El hombre a un flequillo pegado se ha felicitado (haciendo alarde de una extraordinaria ignorancia, y mezclando churras y merinas) porque la mayor operación de enchufismo practicada en la historia de occidente haya concluido felizmente para los nepotes. Claro que hay que tener en cuenta que este señor, el del flequillo superlativo y felón, es partidario del paradigma cosmológico de un universo en expansión…de cuñaos. ¡Anda que no! (Por cierto, ya iremos conociendo los rincones oscuros de las biografías de la oligarquía Ciudadana. Que hay en ellas muchos fenómenos “singulares”).
Pero, ¡ojo!, no se culpe sólo al camaleónico Marín de felón. Todos ellos, me refiero a toda la dirigencia del partido y a sus altos representantes, son igualmente felones. Todos, sin excepción. No hemos oído en público ni una voz discrepante; aunque en privado –sépalo bien señor Marín- algunos digan que no son marinistas. No, entonces serán submarinistas. Ya no cuela.
Por eso ahora yo no votaré a Ciudadanos. Pasará un elefante por el ojo de una aguja antes de que yo vuelva a votarlos. Y lo mismo espero de aquellos que desean una Andalucía próspera y libre; y de aquellos funcionarios que creen en una Administración sometida al imperio de la Ley; y de aquellos centenares de miles de opositores que han realizado y realizan un gran esfuerzo para acceder por sus méritos a unas plazas que ya nunca les serán ofertadas, pues han sido adjudicadas a dedo a los hijos del régimen.
Por eso y más, digo a estos usurpadores de votos: quien no te conozca que te vote. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Identifícate para poner comentarios.
Los comentarios solo se podrán poner durante unos días...