lunes, 14 de diciembre de 2015

La juez de los ERE rectifica sus decisiones y estanca la instrucción; «despropósito» el modo de instruir de Bolaños = Fiscalía Anticorrupción esté elevando sus últimos recursos contra decisiones de la juez Bolaños directamente ante la Audiencia de Sevilla; ¿la Fiscalía «ha tirado la toalla con la juez»?

¿Bolaños empantana la Instrucción judicial?



Caso de los Ere'
  •  Bolaños sopesa ahora devolver a la pieza matriz la rama de Calderinox, que ella misma ordenó desgajar en octubre
  • La decisión ha provocado el desconcierto y la sorpresa en las partes por el modo de instruir



El caso ERE es ahora mismo un berenjenal. La titular del Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla, María Núñez Bolaños, está haciendo cundir el desconcierto entre las partes del caso con sus decisiones. La penúltima ha sido la de acumular al caso ERE la pieza que ella misma separó hace dos meses sobre las ayudas a la empresa Calderinox, un extremo sobre el que la juez ha pedido a la Fiscalía que informe. 

La cuestión que se plantea es elemental: ¿Había hace dos meses motivos para desgajar una causa específica para investigar las ayudas al ERE de Calderinox? Si no los había, ¿por qué la juez Bolaños la desgajó? Si esos motivos existían, ¿han desaparecido ahora?




¿Blanco o en Botella? ..

Resultado de imagen de emilio llera


Conclusión:





  http://www.elmundo.es/andalucia/2015/12/11/566aaafc46163f1c5e8b45a2.html


Caso de los Ere'

La juez de los ERE rectifica sus decisiones y estanca la instrucción

  • Bolaños sopesa ahora devolver a la pieza matriz la rama de Calderinox, que ella misma ordenó desgajar en octubre
  • La decisión ha provocado el desconcierto y la sorpresa en las partes por el modo de instruir


El caso ERE es ahora mismo un berenjenal. La titular del Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla, María Núñez Bolaños, está haciendo cundir el desconcierto entre las partes del caso con sus decisiones. La penúltima ha sido la de acumular al caso ERE la pieza que ella misma separó hace dos meses sobre las ayudas a la empresa Calderinox, un extremo sobre el que la juez ha pedido a la Fiscalía que informe.

La cuestión que se plantea es elemental: ¿Había hace dos meses motivos para desgajar una causa específica para investigar las ayudas al ERE de Calderinox? Si no los había, ¿por qué la juez Bolaños la desgajó? Si esos motivos existían, ¿han desaparecido ahora?


Fuentes del caso consultadas por EL MUNDO apuntan a una motivación hipotética: la juez Bolaños, tras la avalancha de recursos contra sus autos, especialmente los de la Fiscalía Anticorrupción, se habría dado cuenta de su error en el procedimiento seguido para escindir la causa y está intentando «reconducirla» con decisiones del tipo de deshacer el camino andado.


Todo ello está ocurriendo a costa de desconcertar a las partes, algunas de las cuales califican de «despropósito» el modo de instruir de Bolaños. Su alejamiento de los fiscales se está haciendo cada vez más evidente y, según algunas fuentes, en el Juzgado de Instrucción 6 incluso se está perdiendo la fluidez en la comunicación con los investigadores policiales que auxilian a la magistrada.


Apartar a Alaya

La separación de la causa fue el golpe de efecto con el que Bolaños apartó definitivamente a la juez Alaya del caso ERE, a la que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) había adjudicado esta instrucción, pero sólo mientras se mantuviera unida, como la anterior titular sostenía que debía ser y como la Audiencia de Sevilla ya había ratificado.

Al poco de aterrizar en el juzgado, Bolaños decidió separar el caso, mediante un auto fechado el 30 de julio en el que acordaba crear dos piezas principales, una para investigar el procedimiento del fondo de reptiles y otra para indagar en las sobrecomisiones pagadas con dinero público, así como tantas otra piezas como ayudas o grupos de ayudas ilegales se hubieran otorgado.


Dos meses después, el 30 de septiembre, dictó una providencia mandando abrir piezas de las ayudas concedidas a las empresas Surcolor, Río Grande, Acyco y Calderinox. Y entonces empezaron a llegar recursos de las partes, especialmente de la Fiscalía Anticorrupción, que le afeó que sus resoluciones para dividir el caso no cumplían, «ni en la forma ni en el fondo, en términos de estricta corrección procesal, como garantía del adecuado ejercicio de los derechos de defensa de las partes».


La juez admitió entonces que el auto inicial del 30 de julio era defectuoso y dictó una nueva resolución fechada el 9 de noviembre mediante la cual mantenía la decisión de dividir el caso y mandaba abrir seis piezas: las dos principales del procedimiento del fondo de reptiles y las sobrecomisiones y cuatro ramas sobre ayudas, pero con sorpresa. La juez mantenía la decisión de investigar Surcolor y Acyco, pero no aludía a Calderinox ni a Río Grande -citadas en la providencia de 30 de septiembre- y sí incluía las del tándem empresarial Sayago-Rosendo y Cenforpre.


La decisión de la juez Bolaños de acumular ahora al caso ERE la pieza desgajada de Calderinox resulta desconcertante porque dicha pieza se abrió con base en la providencia de 30 de septiembre de 2015 que, según la propia instructora, carecía «de objeto alguno» después de su auto del 9 de noviembre que corregía la división inicial de la macrocausa.


Por lo tanto, si se abrió de acuerdo con una providencia judicial sin objeto alguno, ¿qué estado tienen esas diligencias previas sobre Calderinox? ¿No habrían quedado automáticamente sin efecto?


Mas interrogantes.

No son las únicas cuestiones que, por una cuestión de mera lógica, cabe plantearse y, de hecho, se plantean partes del caso consultadas por este periódico. Hay más dudas en el aire como, por ejemplo, ¿qué ocurre con las diligencias del ERE del restaurante Río Grande, mandadas abrir por la juez Bolaños y, posteriormente, desaparecidas del auto del 9 de noviembre?

O incluso más cuestiones: ¿en qué estado se encuentra actualmente la pieza sobre las ayudas al Matadero de Fuente Obejuna, que fueron desgajadas de la causa principal en los días posteriores a la primera división del caso ERE?


Todas estas interrogantes son las que hacen que las partes del caso estén desorientadas y sorprendidas por la deriva de la instrucción. Varios abogados consultados por este periódico aseveran que este tipo de decisiones de la juez Bolaños, de entrada, están provocando un parón en la investigación. Otras fuentes apuntan a que si la magistrada no rectifica algunas de sus decisiones podría dejar abierta la puerta a recursos futuros pidiendo posibles nulidades.


Resulta sintomático que la Fiscalía Anticorrupción esté elevando sus últimos recursos contra decisiones de la juez Bolaños directamente ante la Audiencia de Sevilla, según algunas de estas fuentes. Esto sería prueba del distanciamiento y de que la Fiscalía «ha tirado la toalla con la juez», según interpretan algunas voces del caso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Identifícate para poner comentarios.
Los comentarios solo se podrán poner durante unos días...